lámpara Cerro

  • Icon www d014f734e5348b4ca5c10382c815d0d828a6cab85d124b7622daf8b21e3017e9
  • Icon location 21ae484e7cb2c4dc86fbc3f6ec55206072e6bfc615bd6914af924717352e88fe La Plata, Buenos Aires, Argentina
  • Icon tag d2c1e7baee3287af13d2cb680549986029650f3d59d6052ae8f5ab3adf8c37e4 lampara
Icon currency 802e1d754c2f19bbf7e3f9ead6d358d1466e8dc1ae44e897bbf7f12cd0f03ed6 0.0 de $114930.0

Recaudado en 60 dias

0%

Financiado -

Todo suma
Icon colaborators d3ca2c639caa98db0c1d47af31e0d41db072e9948ce56377898eaa3cb2e07560

0 colaboraciones

Icon calendar 7cf56c0de8df6ecb731ec8b68639f3b241fed0dfd5a83b51bbf2f8190b9ce5d2

0 dias restantes

Creado por Bakaal Muebles

Finalizado

La idea Nace de nuestro deseo por querer cambiar el modo de trabajar, haciendo los que más nos apasiona. Soy Maria, el es Gustavo, mi pareja (esposo, marido) y un día nos dimos cuenta que queríamos emprender algo juntos. No sabíamos bien qué, pero iba a ser hombro a hombro.

Soy Salteña, de Tartagal, y cada verano que regresaba a mi pueblo notaba el deterioro y abandono de la ciudad, la falta de compromiso de los que estaban a cargo. En ese entonces estaba estudiando Arquitectura, tenía las herramientas para pensar en proyectos y mejoras, así que mis veranos se transformaban en miles de dibujos y proyectos que llevaba a distintas oficinas pero siempre terminaban en los mismos cajones. Me enojé mucho, mi falta de experiencia e inocencia me frustraba, pero la ilusión no se me iba y nunca me faltó Gustavo con su apoyo incondicional.

Un dia dejamos todo, y empezamos nuestro proyecto, capacitándonos en tapicería, costura, pintura y en todo ese cambio empezamos a viajar al CMD, que fue el empujón que nos faltaba, allí nace BAKAAL y con ella nuestra primer línea de muebles. Aquí nos encontramos con gente como nosotros, con miedos pero con muchos sueños. Invertimos todos nuestros ahorros en materiales y maquinas, nuestra casa se transformó en un taller. Hacíamos de todo: tapizados, muebles de cocina, sillas, lámparas, mesas, restauraciones… fue un año de mucha experiencia y si bien no teníamos mucha idea de negocios de mobiliarios nuestras ganas nos llevó a lugares impensados como ferias y exposiciones.

 En el 2014 viajamos a Tartagal con la felicidad de llevar todo nuestros productos para allá, pero nos encontramos con la realidad, la cual no me podía sentir ajena. La madera que nosotros usábamos para nuestros muebles tenía una historia desconocida. Son maderas que se consiguen clandestinamente, dado a las extensiones de soja y la explotación de hidrocarburos en los cerros, y mucho del descarte de los aserraderos son directamente incinerados. Estos hay que pensarlo en una zona en donde el clima es subtropical, con intensos calores y lluvias de veranos muy fuertes. La deforestación desemboca en varias consecuencias, como segregación de los suelos, alud, inundaciones y los afectados siempre son los mismos, las familias y los pueblos originarios acorralados. Cuando tomamos noción de lo que esto implicaba, nos sentimos culpables fabricando muebles de esta madera, y entendimos que la gente no estaba enojada por los diseños, sino porque formábamos parte de los tanto daño le hizo a la ciudad.

El largo viaje de regreso fue para pensar que estábamos haciendo, y fue pasando por CHACO que conocimos un carpintero en Machagai, él nos mostró que la gente de allí trabajaba de otra manera, realiza cada cual su tarea pero en conjunto.

 

 

 

 

 

Llegamos a casa, llenos de ideas, desanimados pero con mucha información, al volver de este viaje nada fue lo mismo.

Probamos otras formas de ventas de muebles y no resulto, eso se sumó al cambio de gobierno a fines del 2015, se disparaban los precios y no podíamos afrontar la fabricación de todos los productos que teníamos en el catálago. Decidimos dejar de fabricar y buscar otras cosas. Gustavo busco trabajo en relación de dependencia, yo volví a la facultad pero esta vez a Bellas Artes, a la carrera de diseño Industrial, para reponernos económicamente y pensar que tipo de emprendimiento queríamos realmente y descubrí que me encantaba Diseñar. Volví loco a profesores, ayudantes y a ¡Gustavo! Las ideas nuevas no paraban de dar vueltas! Ahora sí, ya sabíamos que queríamos ayudar a cambiar la realidad de la madera en Tartagal, que había pueblos desplazados que estaban perdiendo sus tejidos y costumbres, y que iba a ser mejor empezar de a un producto por vez así nace la lámpara cerro, buscando ayuda conocimos a Valentina Ottaviano, la diseñadora que le dio forma a nuestra lámpara. Fue tomando forma y ya con un prototipo volvimos a Tartagal a mostrarles a los ciudadanos lo que habíamos repensado, y fue muy notable el cambio en su respuesta. Esa primera prueba de la lámpara nos llevó a convocar a distintos artesanos Salteños para la fabricación.

Con respecto a la tornería, presentamoas la idea de capacitar para trabajar la madera en las mismas escuelas. Y llevamos la propuesta a la comunidad WICHI para que realicen el tejido de la tulipa. De ésta forma la lámpara cerro, quedaría totalmente fabricada en Tartagal, volviéndose una prueba real del trabajo genuino en comunidad, una vos del pueblos perdidos para generar Conciencia desde muchos aspectos

Comprando una lámpara no solo se recupera madera que estaba en desuso, no solo se elige un tejido bien nuestro, sino que también parte del dinero pagado se destina a la plantación de la flor de chaguar, que se encuentra en extinción.

 

Si tenes una idea ¡Propagala! Crear Campaña

Frase propagar 1953591c9a33e4fa1b55aecc6309d71a16b620b86baefe54ee14cfe2cfcb5c0e
ALIANZAS Ver todos